jueves, mayo 27, 2004

Y tras la boda...

...Toca vivir como reyes



comoreyes.jpg



Hay que aprovechar lo que queda de Mayo, claro.



viernes, mayo 21, 2004

Reflexiones sobre la boda (y 2)

[post extraido de mi blog]

A falta de 24 horas para la celebración de la boda, se está conociendo que las reservas en los hoteles no está llegando a los niveles, no de un fin de semana festivo, sino que ni siquiera a los de un final de semana normal. Esto unido a la queja de muchos comerciantes por la imposibilidad de que posibles clientes puedan acceder a sus locales, hacen que aquellas voces que decían el costo de la boda sería rápidamente amortizado, suenen totalmente equivocadas. También han sido grandes la quejas de empresarios de cines y teatros ante la imposibilidad de que sus empleados puedan llegar a sus puestos de trabajo. El que haya trabajado en este sector sabrá la importancia que tiene un fin de semana en el balance total. Estos negocios viven casi exclusivamente de los viernes, sábados y domingos. Por otra parte, muchos están hablando de la importancia de esta boda para recuperar la imagen de Madrid a nivel internacional. Imagen que estuvo muy dañada después del 11M, y por supuesto, todos sabemos lo importante que es el turismo para esta comunidad. Precisamente porque apenas hemos pasado los dos meses del atentado más trágico de la historia de este país, creo injusto, inapropiado y falto de cualquier resquicio de respeto -tanto a las memorias de las 192 víctimas como de sus familias- que esta boda se vaya a celebrar con una decoración, festividad, protocolo y efusividad tan barrocas y extraordinarias.

Está claro que ninguno de los aspirantes a cónyuges tienen la culpa, pero como futuros representantes del Estado español, podrían haber optado por otras vías, como un aplazamiento de la ceremonia, y unos actos muchos más austeros y simples. En los terribles atentados del 11S, EE.UU, canceló muchos actos festivos, se prohibieron grandísimos y millonarios estrenos de películas, las emisiones en canales como la MTV se filtro bastante e incluso la celebración de los premios de los Oscars fue una sombra de lo que suele ser su celebración normal. ¿Tan difícil era esperar un poco, o que no se hiciese una ceremonia tan estratosférica? ¿Cómo se puede pensar en protocolos, modales, formas de estar, cuando en la conciencia y en el corazón de una ciudad hay una sombra de 192 víctimas del terror? ¿Tan poco vale una vida? ¿Tan efímera es la memoria de una ciudad?

Por otro lado me gustaría hacer mención -para que no se pierda en mi modesta memoria- a esas personas que, sin hacer daño a nadie, no tienen otra forma de vida que pedir en la calle. Miles de vagabundos, pobres, sin-techo, e incluso jóvenes que han elegido libremente vivir su vida como músicos ambulantes, han desaparecido del centro de la ciudad. Hay rumores que hablan de alguna que otra desaparición violenta, aunque son más los que hablan de que se les ha proporcionado un ¿sueldo?, de veinte (20) euros, para que no se paseen este fin de semana por la zona de la boda. Al parecer arquitectos, decoradores y estudiosos del protocolo han dictaminado que no queda muy glamoroso, que desentonaría con las joyas de la corona y con los "Grandes de españa". Es auténticamente vergonzoso que nos preocupemos de estas personas -víctimas del sistema- sólo cuando nos molestan. Le damos veinte euritos, y que se compren un helado, mientras nosotros montamos la real pantomima. Qué curioso. ¿Acaso no son españoles? ¿Acaso no tienen derecho a ver a sus futuros reyes?

También me gustaría pronunciarme sobre la decoración extraordinariamente sobrecargada de los edificios de la capital. Sinceramente, el edificio de Correos, con esas luces fucsias y amarillas, cuando vi. la fotografía en los periódicos, me recordó muy mucho al castillo e Disneylandia. ¡Por favor, si solo hace falta que apareciesen por allí Michey, Pluto y Donal!. Por otro lado, algunos rincones de la ciudad, parecen auténticos burdeles checos, y hay avenidas que tienen menos luces que Las Vegas. Y esos árboles sintéticos, ésto parece una feria de muestra. Terrible, y vuelvo a lo mismo ¿no se podría haber hecho algo más apropiado al luto y a la memoria de unas personas que murieron hace apenas dos meses? ¿Tanto morado y tanto colorido eran necesario? ¿Hasta una composición musical especial para la boda? ¿Y qué me dicen de los elaboradísimos platos que se están haciendo? Parece ser que los mandatarios de la ciudad, o la Casa Real, o los directores de protocolos -o quienes hayan sido los responsables de todo el montaje- han limpiado sus conciencias, y han intentado acallar a la opinión pública, plantan en una ridícula plataforma 192 cipreses. Totalmente irrisorio y deleznable a la vez.

No sé que pensaran estas personas que tienen que trabajar todo un mes para ganar 600 euros, cuando ven que a una persona, por ser novia de un hombre que es hijo de un hombre que es hijo de otro hombre que... se gasta ese dinero -que a otro le ha costado treinta días de su vida de trabajo- en cada uno de los zapatos que llevará este sábado. Y esto me hace reflexionar sobre el concepto básico de la monarquía. El axioma primero y principal del nazismo alemán era la superioridad de su raza, la raza aria. Ellos podrían y debían exterminar a todas las demás razas inferiores para llegar a la perfección. Los demás debían estar supeditados a su natural superioridad, tanto física, intelectual, etc. Esto es el nazismo puro. La monarquía utiliza la metáfora "ser de sangre azul", para distinguirse del pueblo raso. Ellos son de otra raza -y su sangre lo atestigua- y por tanto debido a su superioridad intelectual, están capacitados para gobernar, algo que un plebeyo no podría ejercer nunca. Esta es la realidad, y por este hecho, cuando un príncipe aspira a casarse con una plebeya se habla de progresismo, de modernidad de esa familia monárquica. Está bien visto por el pueblo porque se ha conseguido "colar" uno de los suyos en esa élite de la humanidad. Está claro que esto a todos los efectos sería un caso de nazismo. Una distinción de razas por el mero hecho de ser superiores, por eso sólo podrá gobernar un país el hijo de un rey, y a su vez, el hijo de éste. Es la única forma de transmitir esa superioridad física e intelectual, a través de los genes, a través de la sangre. Sangre Azul.

Nadie duda que Juan Carlos en su momento apostó por un estado democrático, que fue ratificado por los partidos políticos para la formación de un régimen de monarquía constitucional -algunos tampoco olvidamos que fue Franco quién la impuso en primer instancia- pero haciendo de tripas corazón diré, que vale, estoy de acuerdo, Juan Carlos ha sido más o menos aceptable para este país, pero se a acabado su ciclo. ¿Tan difícil es abrir un debate sobre qué régimen nos conviene, qué es más democrático y qué es más consecuente con estos tiempos de modernidad y europeísmo que queremos asentar en españa? Yo creo que yo, y que va siendo hora de que se rompa el tabú de la monarquía y del pacto de los medios de comunicación e intelectuales de este país. Es triste que sólo gente como Javier Sardá o Carlos Llamas sean los únicos que puedan poner en duda esta arcaica institución.

Un saludo.

jueves, mayo 20, 2004

La boda

Dicen en la cátedra de Monarquitis de la Carlos Tercero que el principal trabajo de las monarquías es el de follar.
Al ser asalariados deben hacerlo bien, so pena de que los siguientes sean contratados a través de una ETT. Para ello piden una comisión parlamentaria que verifique la categoría del semen, así como la calidad de la recepción, ya que la institución futura se marca por el sexo, ahora que no deriva de dios. Aunque insinúan que para follar no es necesario que lo hagan en las Bahamas sino en Benidorm, como los "turoperados" hijos del pueblo.

Una jefe de departamento escribe sobre la posibilidad de la inseminación artificial, o de un príncipe probeta; la manipulación genética podría crear prototipos, incluso para la exportación, por si algo falla: quizá tomando muestras a los cadáveres ilustres que se sufrieron, unificados en el Monasterio de El Escorial. Todo un Hola! perdurable y que no se frustren las ilusiones de tantos miles de idiotas que se congratulan en las bodas de los idiotas.

Jenofonte

No es de mi cosecha, sino de la de Jenofonte. ;)

El anuncio de la Boda

Fragmento del anuncio que podremos ver y escuchar en todas las televisiones y radios durante sus espacios publicitarios, minutos antes de que comience la Boda Real:


  • Limpieza y restauración de edificios y mobiliario urbano: 2.980.000 €
  • Alumbrado de calles y efectos especiales: 2.000.000 €
  • Decoración de los lugares del recorrido: 5.000.000 €
  • Jardinería: 2.000.000 €
  • Flores y florituras: 110.000 €
  • Decoración Catedral de La Almudena: 240.000 €
  • Retransmisión vía TV: 6.600.000 €
  • Pantallas exteriores gigantes: 31.200 €
  • Seguridad: 1.200.000 €
  • Invitaciones: 36.000 €
  • Hospedaje invitados: 400.000 €
  • Peluquería y maquillaje de invitados: 540.000 €
  • Transporte de invitados: 25.800 €
  • Traje de la novia: 6.000 €
  • Banquete: 250.000 €
  • Limpieza de mendigos, inmigrantes y otra basura del centro de la ciudad, ofreciéndole comida y la gloria por un día, eso no tiene precio.

Porque hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás, Royal Card. (Financiada con el bolsillo de todos los españoles, que no fuimos invitados, pero que nos pasaron la factura).